cayo saetia Cuba

Cayo Saetia

El agua cristalina, la arena fina y la costa eran formaciones rocosas parduscas; Cayo Saetia es un lugar atractivo y exclusivo. Los diferentes tonos de color de sus playas vírgenes y la fina y blanca arena que cubren, los senderos ecológicos, los hermosos puertos deportivos y un océano cuyo oleaje nunca es más que una caricia. La densa vegetación que va casi hasta el océano da la imagen de un oasis perdido en el azul.

Geografia

El agua cristalina, la arena fina y la costa eran formaciones rocosas parduscas; Cayo Saetia es un lugar atractivo y exclusivo. Los diferentes tonos de color de sus playas vírgenes y la fina y blanca arena que cubren, los senderos ecológicos, los hermosos puertos deportivos y un océano cuyo oleaje nunca es más que una caricia. La densa vegetación que va casi hasta el océano da la imagen de un oasis perdido en el azul.

Historia

Es precisamente en la costa de Holguín donde, a finales de octubre de 1492, el almirante Cristóbal Colón desembarcó y dijo estas ya famosas palabras: “Esta tierra es la más bella que los ojos humanos han visto jamás”. Seis siglos después, la rica y policromada vegetación de sus bosques, playas y fauna se mantiene y es tan bella como cuando el conquistador descubrió esta tierra.

Los cayos ubicados al noreste de Holguín son el asiento de muchos asentamientos aborígenes.

El 17 de julio de 1983 se inauguró en Cayo Saetia, la Isla de Los Niños, uno de los sitios más jóvenes de la geografía cubana. Desde entonces, el entorno marino y vegetal se ha abierto como un espacio de atracciones singulares para los niños que no sólo disfrutan de un paisaje único, sino también de los nuevos medios e instalaciones para el aprendizaje y la recreación.